EFICIENCIA ENERGÉTICA

El presente estudio pretende evaluar la situación energética actual del establecimiento industrial o edificio público o privado, con el propósito de realizar una valoración del costo energético y buscar una solución tecnológica que sea viable en su ejecución y que su periodo de amortización sea razonable.

Por ello, ofrecemos el análisis de diferentes áreas o temáticas a saber: Electricidad, Gas Natural, Aire Comprimido, HVAC (calefacción, ventilación y aire acondicionado) e infraestructura edilicia a través de un relevamiento sobre el diseño, instalación y aplicación en cada una de estas áreas.

PROCESO

ETAPA I - RELEVAMIENTO O STAR-UP
Elaboración de un inventario en donde se verifican modelos, marcas, ciclos de vida útil, sistemas o equipos implementados, se ejecutan mediciones con equipamiento certificado en cada temática a desarrollar y se mapea los usos y costumbres de la operatividad conforme a la actividad que desarrolle el Cliente.

ETAPA II - ESTADO DE AVANCE
De acuerdo al relevamiento obtenido en la etapa anterior, se proponen los puntos eficiencia a obtener conforme a cada área, identificando su hipótesis para cada caso en función a necesidades y requisitos de las normativas vigentes o eficiencia expresada en kW.

ETAPA III – RECOMENDACIONES
Informe con soluciones correctivas y preventivas para mejorar el uso y el nivel de consumo energético de las instalaciones. De esta manera se puede generar oportunidades de ahorro de energía mejorando la eficiencia y optimizando los consumos. Esta etapa prevé un análisis económico, de rentabilidad y de riesgo para cada hipótesis de mejora.

GESTION ENERGETICA – ISO 50.001

Asesoramos a nuestros Clientes a implementar y gestionar un plan energético sustentable apuntando a su futura certificación.

Los objetivos en este tema apuntan a:

  • Ayudar a las organizaciones a aprovechar mejor sus actuales activos de consumo de energía.
  • Crear transparencia y facilitar la comunicación sobre la gestión de los recursos energéticos.
  • Promover las mejores prácticas de gestión de la energía y reforzar las buenas conductas de la gestión de la energía.
  • Ayudar a las instalaciones en la evaluación y dar prioridad a la aplicación de nuevas tecnologías de eficiencia energética.
  • Proporcionar un marco para promover la eficiencia energética a lo largo de la cadena de suministro.
  • Facilitar la mejora de gestión de la energía para los proyectos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.