Gobierno busca convencer de que se moderará suba de tarifas

EL MINISTRO IGUACEL PROMETE SER MÁS FLEXIBLE QUE SU ANTECESOR EN ENERGÍA - No hay aumentos previstos en gas hasta octubre. Luego, todo dependerá de la situación económica tras la última crisis cambiaria.

Gobierno busca convencer de que se moderará suba de tarifas

Apenas asumido, el ministro de Energía, Javier Iguacel, recibió a distribuidoras y transportistas de gas. Fue una reunión formal de presentación, pero sirvió para que el nuevo funcionario trasmitiera hacia afuera que no va a haber aumentos inmediatos de tarifas. La señal procuró incluso ir un poco más allá como para mostrar que la cartera energética será más flexible que bajo la conducción de Juan José Aranguren a la hora de definir las próximas subas.

En realidad, ya está pautado que recién en octubre se incrementarán de nuevo las tarifas de gas, pero hubo pedidos de las distribuidoras al Enargas para una revisión inmediata porque los costos se incrementaron más de un 20%, como consecuencia del impacto de la devaluación sobre el precio del gas en boca de pozo.

Esas presentaciones buscaron ir sentando precedente para cuando vuelvan a revisarse los cuadros tarifarios. Por el momento, las petroleras facturan el gas en pesos con el valor actual del dólar, pero las distribuidoras lo pagan a un tipo de cambio de $20,65, tal como definió el ente regulador al establecer las tarifas vigentes desde abril último.

Sólo por la diferencia de cambio, el precio del gas en boca de pozo debería tener un aumento del 40%. Si además en octubre se insiste con pasar a un nuevo escalón en dólares para el producto, el alza para esa parte de la factura llegaría al 70%. Y todavía habría que sumarle el ajuste sobre los márgenes de transportistas y distribuidoras que se calcula según el índice de precios mayoristas del semestre marzo-agosto.

Pero Iguacel no habló de esto con las empresas. Ambas partes saben que primero habrá que ver cómo reacciona el público frente a las facturas de invierno, y todos siguen atentamente la evolución de la temperatura porque el año pasado el clima fue muy benigno y el consumo disminuyó, pero ahora hay datos distintos, lo que llevaría el aumento de bolsillo a más del 100% con relación a la temporada anterior.

Esto significa que antes de octubre, el ministro todavía puede verse obligado a ampliar el exiguo beneficio que habilitó su antecesor y que consiste en permitir pagar en cuotas el 25% de la factura bimestral con un interés del 1,5% mensual.

Pero sobre el aumento de octubre que se empezará a pagar en diciembre no hay nada resuelto todavía. El ministro y el Gobierno esperan que para entonces lo peor ya haya pasado, en cuanto a inflación y caída de la actividad, pero es muy pronto para que hagan definiciones.

Lo que parece improbable es que el Gobierno desista del proyecto de dolarizar los precios del gas, la energía eléctrica y los combustibles. Esto no fue nunca idea exclusiva de Aranguren y forma parte de las ideas económicas de la administración de Macri. Tal vez, si la situación general no mejora, lo que se resigne sean los próximos aumentos en dólares que el exministro había planeado con una tablita de ascensos semestrales para el gas en boca de pozo hasta octubre de 2019, y hasta 2021 en la Patagonia y otras zonas muy frías del país. Y hasta el año próximo en el caso de la generación eléctrica porque ésta en más del 60% utiliza gas.

En cuanto a la diferencia acumulada entre mayo y setiembre por la devaluación, las opciones son dos: se la traslada a la demanda con los cuadros tarifarios de octubre, o se renegocia con las distribuidoras la llamada revisión tarifaria integral que aseguró tarifas para el quinquenio 2017-2021 a cambio de un plan de obras.

Una tercera posibilidad es la combinación de las otras dos: parte se traslada a la demanda y parte queda a cargo de transportistas y distribuidoras. En este sentido, un vocero empresario pronosticó que será el Enargas el que decida cuánto se destina a obras y cuánto a pagar el gas a las petroleras. Esto es así porque también es improbable que el Gobierno modifique los contratos firmados hace menos de dos años al resolverse la revisión integral para transportistas y distribuidoras de gas y electricidad. Expresado de otra forma, no todos harán el mismo esfuerzo: las petroleras tienen asegurado un precio estímulo de u$s7,5 para el gas no convencional como el de Vaca Muerta, cuando los residenciales pagan hoy en promedio u$s4,68. Si se retrasa la actualización en dólares para el gas de los yacimientos maduros, podría desalentarse la extracción en esos pozos, aunque la ganancia obtenida en los no convencionales debería compensar a las petroleras. Por su parte, las distribuidoras y transportistas ralentizarán las obras planeadas, mientras el público, tanto los residenciales como el sector industrial y comercial, tendrá nuevos aumentos aunque estos terminen siendo menos drásticos que los proyectados antes de la crisis cambiaria.


http://www.ambito.com/925654-gobierno-busca-convencer-de-que-se-moderara-suba-de-tarifas